Cada cuanto limpieza facial
- 19/10/2017

¿Cada cuánto debemos hacernos una limpieza facial?

Una limpieza facial es un procedimiento que tiene como finalidad purificar la piel y ayudar al rostro a lucir mejor. Pero ¿cómo sabemos cada cuánto hacernos una limpieza facial? Todo dependerá siempre de tu tipo de piel, pero los profesionales aconsejan una frecuencia óptima de una vez al mes para una limpieza profunda y una o dos veces por semana, si la hacemos en casa.

Beneficios de una limpieza facial

A pesar de que desmaquillemos y limpiemos la piel dos veces al día, tanto por la mañana como por la noche, siempre quedan residuos acumulados y es posible que la dermis no llegue a oxigenarse por completo y, por tanto, le cueste más trabajo renovarse. Por todo ello, es importante someter la piel del rostro a una limpieza profunda profesional una vez al mes para lucir un cutis radiante y mucho más joven. Para que puedas convencerte de la eficacia de este tratamiento, en las siguientes líneas te detallamos cuáles son los principales beneficios de la limpieza facial:

  • Se remueven todas las células muertas de la piel y se eliminan las impurezas acumuladas de manera profunda.
  • Permite que la piel se oxigene desde el interior ayudando al proceso de regeneración celular que tiene lugar sobre todo por la noche.
  • Desobstruye los poros por completo, los descongestiona y, además, reduce su tamaño, por lo que serán mucho menos visibles en el rostro, eliminando los puntos negros.
  • Contrarresta los efectos nocivos de agentes externos contaminantes y medioambientales en el cutis, minimizando la oxidación de la piel.
  • Retrasa el envejecimiento, previene la aparición de arrugas y el resultado es una piel mucho más luminosa, tersa y sedosa.
  • Aumenta la hidratación de la piel y los cosméticos o tratamientos aplicados después se absorben mucho mejor.
  • Combate y disminuye los signos de fatiga y cansancio en el rostro.
  • Se activa la circulación sanguínea en la zona y se tonifican los músculos faciales.

Cómo hacer una limpieza facial paso a paso

Si no tienes tiempo para acudir a un centro de estética o quieres ahorrarte ese dinerito, también puedes hacer tu propia limpieza en casa para lucir una piel igualmente hermosa, luminosa y joven. Para ello, tendrás que seguir los pasos que te mostramos a continuación y utilizar los productos de limpieza facial que mejor se adapten a las necesidades de tu piel. Toma nota:

1. Lava tu rostro con agua fría y elimina todos los residuos con un limpiador facial adecuado a tu tipo de piel. Descubre cuál es el ideal para ti consultando nuestra web, donde dispones de aguas micelares, espumas faciales, geles, leches y tónicos.

2. Hazte un suave masaje con la yema de los dedos por zonas del rostro como la frente, la barbilla, el entrecejo y el cuello para relajar todos los músculos.

3. Aplica una loción exfoliante para eliminar las células muertas mediante movimientos circulares. En nuestra web dispones del gel exfoliante de Be + o de Vichy, entre otros.

4. Aplica una mascarilla purificante durante diez minutos. Con esta mascarilla conseguirás limpiar más en profundidad. Pero si tu piel es sensible o está deshidratada, pues aplicar mascarillas hidratantes o calmantes en su lugar.

5. Pasado ese tiempo, retirar la mascarilla y aplicar un tónico (el tónico facial de La Roche Posay, disponible en nuestra web, te encantará) para cerrar los poros y refrescar la piel.

6. Finalmente, se aconseja aplicar un producto que favorezca la regeneración celular. En nuestra web podrás encontrar las ampollas Summum Rx Lift (ahora Rilastil) CUADRI-GF, con cuatro factores de crecimiento, que estimulan la renovación celular, proporcionándote una piel más joven. Así sacarás el máximo partido a los productos de cuidado facial que apliques después (cremas antiarrugas, serums...).

Es importante que, tras la limpieza, evites maquillarte de inmediato y dejes que tu piel descanse y se oxigene adecuadamente.